Verbitsky o Poncio Pilatos – 29 de junio 2015

El teniente general Cesar Milani estaba a punto de cumplir dos años al frente del Ejército. Cristina lo sostuvo en forma caprichosa y peligrosa. Semejante personaje en ese lugar es una mancha de sangre en la política de derechos humanos del país. Cristina será la responsable ante la historia de esa afrenta y grave retroceso. Pero hay varios cómplices que hoy se lavan rápidamente las manos y se quieren sacar el muerto de encima. El mas importante es Horacio Verbitsky que se comportó como si fuera un Poncio Pilatos del paraperiodismo oficial.
Este domingo, es su columna de Página 12, Verbitsky dice que “Cristina ordenó su retiro” , pero en el colmo de su caradurez, le reprocha a la presidenta porque “nunca debería haber tenido confianza en Milani”. Se trata de una panquequeada histórica de Verbitsky. Hace 24 horas le tiró misiles al general que quiso ser chavista y quedó chamuscado por el ridículo, pero que allá por julio del 2013 lo defendía en sus columnas y con los informes del CELS un organismo que fue perdiendo ecuanimidad desde que lo preside Verbitsky y su sesgada mirada chupamedia del gobierno K.
Vamos a los textuales para que ser bien rigurosos.
El 16 de julio de 2013, Verbitsky, como máxima autoridad del CELS le envió una carta de lectores al diario La Nación donde aseguraba que en sus archivos no existían “informaciones que lo vincularan con violaciones a los derechos humanos o acciones contra el orden democrático”. Como si esto fuera poco, cinco día después en una columna titulada ” Paraguas o fusible”, el escriba escribía: “Tiene razón el general de división César Milani cuando dice que las denuncias en su contra tienen el fin político de perjudicar al gobierno nacional” (…) “Los emisores son inverosímiles. Socios económicos y políticos de la dictadura cívico militar y carecen de toda autoridad para objetar” la política en esa materia del gobierno de los Kirchner”. No conforme con descalificar a los críticos en lugar de chequear la información como debe hacer todo periodista profesional, actuó como el jefe de la inteligencia informal del kirchnerismo y agregó que ” Las mentiras a designio que han sostenido el grupo Clarín y su socio, La Nación, confirman la índole de sus intenciones”. En ese vergonzoso texto, Verbitsky dice que “no hay datos fehacientes de la relación de Milani con el soldado desaparecido Alberto Ledo” y que la foto en la que se muestra a Milani con los golpistas carapintadas ” es apenas una conversación con ellos porque él no se amotinó”.
Aquel abogado defensor del represor enriquecido ilícitamente, ayer se transformó como por arte de magia, en un fiscal cruel e implacable contra Milani. Verbitsky, además responsabiliza a la Presidenta de la Nación por haberle tenido tanta confianza. Y lo cierto es que la presidenta confió para ese nombramiento en la entonces ministra, Nilda Garré y en su mentor, el propio Verbitsky.
Hay que aclarar que los que adviertieron siempre que Milani no era trigo limpio y que por mucho menos que lo que se sabía de él, había militares presos, fueron gente muy ligada a la defensa de los derechos humanos como Jorge Lanata, Julio Strassera, Adolfo Perez Esquivel, Nora Cortiñas, el ex detenido y hostigado por Milani, Ramón Olivera, la madre de plaza de mayo de la Rioja y madre del soldado Ledo, Nilda Eloy, de la Asociación de Ex detenidos desaparecidos y otras víctimas de la dictadura como la familia de Plutarco Schaller. Un ex detenido llamado Luis Gómez aseguró que Milani :” era el Astiz riojano que se infiltraba en las organizaciones juveniles” . De hecho fue Milani el que firmó el acta de deserción falsa de Ledo. El colimba, que era su asistente aún hoy esta desaparecido.
Cristina, Garré y Verbitsky le hicieron meter la pata hasta el caracú al Cuervo Larroque que hizo una parodia de Operativo Dorrego con los camporitas y los militares de Milani, a Hebe de Bonafini que casi le declara su amor a Milani al que veía como un futuro Hugo Chavez y a Estela Carlotto que también lo defendió calurosamente.
Con su nota de ayer, Verbitsky dejó a todos ellos colgados del pincel. Porque después de tanta información precisa recién ahora, dos años después, descubrió que Milani era el diablo. Tarde piaste. Ahora, repito, recién ahora, descubrió “los bienes y los males” de Milani. Setescientos días después se dió cuenta que el Nunca Mas de La Rioja denunciaba a Milani y que el general ahora jubilado no puede explicar con que fondos compró la mansión de 1.150 metros cuadrados que tiene en La Horqueta. Todos estos datos los había aportado Jorge Lanata y su equipo en Canal 13 pero Verbitsky recién se avivó ahora. ¿O los oculto prolijamente todo este tiempo para no perjudicar a su mandataria Cristina? Una vez caído, el árbol de Milani, Verbitsky hizo leña aportando mas datos demoledores contra el general caído en desgracia. Las estrechas relaciones personales y operaciones inmobiliarias que hizo con un fascista de libro y doblemente golpista, condenado dos veces a prisión perpetua como el comodoro Luis Fernando Estrella y otro oscuro ultraderechista como Eduardo Barreiro. Tampoco su patrimonio es transparente. No cierra nada de la compra de la mansión que mostró Lanata. Mintió porque la compró antes de vender su departamento de Belgrano, al revés de lo que había declarado. No puede probar que le prestaron 200 mil dólares.
Lo mas terrible es que el comodoro Estrella está condenado, entre otros motivos, por el asesinato de monseñor Enrique Angelelli y de dos curitas que lo ayudaban. Eso fue en La Rioja, en tiempos en que Estrella y Milani estaban en los dos cuarteles mas criminales de la provincia. Y como si esto fuera poco, ayer Verbitsky reveló que el asistente personal del general Milani participó en el alzamiento carapitanda contra la democracia de Seineldín y que el propio Milani fue castigado con 8 días de arresto por negarse a reprimir esa sublevación. Hace dos años Verbitsky había dicho que la participación de Milani solo se limitó a dialogar con los amotinados en una foto. Cambia, todo cambia. Las caretas se van cayendo pero el daño está hecho. Este es un ejemplo y solo uno, de como muchos fanáticos se niegan a ver la realidad para no perjudicar a sus líderes políticos. Por eso, una cosa es la verdad que debe defender todo periodista. Y otra cosa son las camisetas partidarias que defienden los militantes o funcionarios. Esa malversación del oficio periodístico produce situaciones tan bizarras como las de Verbitsky. Tardó dos años en darse cuenta que Milani era el diablo facho y de paso le hechó la culpa a Cristina. Lo que se dice, un Poncio Pilatos, hecho y derecho.

¿De que se hace cargo Cristina? – 26 de junio 2015

Con todo respeto por la investidura presidencial, me gustaría hacerle algunas preguntas a la doctora Cristina Fernández de Kirchner. Ya se que es imposible que un periodista tenga acceso al palacio para incomodar a la reina. Pero a modo de reflexión editorial me puedo preguntar varias cosas que, a esta altura, me producen indignación republicana. Ayer Cristina tiró su cadena nacional numero 26 en lo que va del año. Hizo uso y abuso proselitista y sin que se le cayera la cara de verguenza, se transformó en la principal propagandista de sus candidatos pero con el dinero de todos los argentinos y violando claramente las ley. Eso solo ya es grave. Insisto para que no naturalizemos las cosas. Cristina hace propaganda electoral con el dinero de todos y sin respetar las mínimas normas republicanas. Viniendo de la mas alta autoridad del país eso implica gravedad institucional por el nivel de patoterismo de estado. Es como si Cristina nos escupiera en la cara o nos mojara la oreja y nos dijera : “Yo hago lo que se me canta. Si les gusta bien y si no también. Agua y ajo. A joderse. Alpiste, perdiste.
En ese discurso la presidenta responsabilizó a Martín Lousteau por el violento ataque del gobierno nacional a la producción agropecuaria del interior. Con un nivel de hipocresía y mentira pocas veces visto, Cristina dijo que el ministro de entonces hizo mal los números y que puso al gobierno al borde de su derrocamiento. Nada mas alejado de la verdad. Es cierto que el autor de la resolución 125 fue Martín Lousteu. Pero el que desató la guerra contra los ruralistas fue el matrimonio Kirchner. Ambos acusaron a los hombres del campo de los peores delitos. Oligarcas destituyentes, grupos de tareas golpistas, piquetes de la abundancia. Una decisión económica se transformó en una pulseada ideológica infantil que demostró altos niveles de ignorancia y resentimiento tanto de Néstor como de Cristina. Los Kirchner redoblaron la apuesta como siempre hicieron. Humillaron a los que trabajan la tierra y producen la agricultura mas competitiva del mundo. Desafiaron a los mansos que pocas veces salían de sus tranqueras. Y el campo le produjo al gobierno de Cristina una triple derrota que les dejó un resentimiento y una sed de venganza que todavía les dura. Las tres palizas que recibió el oficialismo fueron profundamente democráticas. En la calle, con dos movilizaciones multitudinarias e históricas, en el monumento a los Españoles y a la Bandera en Rosario. En las urnas, con la derrota en las elecciones parlamentarias de la lista encabezada por Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa y en el Congreso de la Nación, con el voto no positivo del entonces vice presidente Julio Cobos.
Fue tan contundente el costo político que debió pagar el gobierno por sus torpezas y caprichos autoritarios que Cristina pensó seriamente en renunciar. Tuvo que terciar Lula por teléfono desde Brasil para disuadir a la presidenta que quería tirarle el gobierno por la cabeza a los argentinos: ” Este pueblo no nos merece, Néstor, nos tenemos que ir”. Alberto Fernández fue testigo de semejante locura.
Pero la sinrazón no termina ahi. Ayer Cristina, ademas de reconocer tardíamente el error que habían cometido y de echarle la culpa a los demas, dijo que ella siempre se hacía cargo de todo lo malo. Tuve que escuchar dos veces el audio. No lo podía creer. Si hay algo que Cristina no hizo jamás de los jamases fue reconocer un error y pedir disculpas. Vade retro satanas, eso nunca. Por eso es que me surgieron algunas consultas. Para averiguar de que se hizo cargo Cristina.
¿Se hace cargo la doctora Kirchner del inexplicable enriquecimiento veloz de su familia? ¿Conoce a Lázaro Báez, la ruta del lavado de dinero, la cadena de hoteles que no ocupan sus habitaciones pero que cobran fortunas?
¿Se hace cargo de las familias humildes que dejaron en la calle en Santa Cruz cuando remataron las casas de gente que no podía pagar sus deudas? ¿A eso le llama abogada exitosa? Ayer me hizo acordar del tema cuando dijo que gracias a Néstor se acabaron los remates y las ejeuciones hipotecarias de los campos.
¿ Se hace cargo la doctora Kirchner de utilizar el estado como si fuera de su propiedad? Las cadenas nacionales, los aviones para llevar los diarios al sur y tantas actitudes de caudillos feudales.
¿Se hace cargo la doctora Kirchner de haber designado en soledad a Amado Boudou? Es un atorrante de estado que va derechito al juicio oral por corrupción en el caso Ciccone y que tiene varias causas mas por varios delitos.
¿Se hace cargo la doctora Kirchner de Ricardo Jaime, el gran valijero y cajero de su esposo que es muy probable que tenga destino de cárcel una vez que asuma el próximo presidente?
¿Se hace cargo la doctora Kirchner del atropello a la justicia desde todos los costados con el único objetivo de lograr impunidad y de domesticar a los magistrados? ¿Le suenan los nombres de Campagnoli, Fayt y Cabral por un lado y los de Oyarbide por el otro?
Podría seguir con mis preguntas durante toda la tarde. Pero lo que quiero decir ya está dicho.
Los niveles de altanería y soberbia presidencial han hecho que en 12 años no se recuerda que se hayan hecho cargo de nada. Y para el final, lo que considero mas grave.
¿Se hace cargo la doctora Kirchner de haber inoculado odio en las venas abiertas de la sociedad para productir la fractura social expuesta mas profunda y dolorosa desde las épocas de Perón? ¿Es conciente del tiempo histórico que nos va a llevar cerrar esas heridas que han dividido familias y amigos de toda la vida?
Con todo respeto por su investidura presidencial, esa es mi pregunta esencial. ¿De que se hizo cargo doctora Kirchner?

No educar es la peor noticia – 25 de junio 2015

Todos los días los diarios son portadores de malas y buenas noticias. Pero creo que ninguna tan terrible y dolorosa como la que hoy me estremeció. Dice que la educación no es un tema prioritario para la inmensa mayoría de los argentinos. ¿Escuchó bien? Solamente 15 de cada 100 compatriotas están preocupados o interesados por los conocimientos que aprenden sus hijos. Es una muestra del nivel de deterioro de los valores mas importantes de una sociedad. Porque está bien que los ciudadanos de este país estén preocupados por la inseguridad, la inflación, el desempleo, la corrupción y la salud. Pero está muy mal que no nos demos cuenta que la falta de educación es la madre de todos los problemas, pero que además, se puede convertir en la madre de todas las soluciones.
Albert Einstein dijo: “Si la educación les parece cara, prueben con la ignorancia”. Los datos del fracaso educativo de esta década aplazada dan verguenza ajena y meten miedo sobre el tipo de sociedad que estamos construyendo o en realidad sobre la forma en que estamos destruyendo a la sociedad que nos dejaron nuestros padres.
No es ninguna novedad que nuestros mejores años fueron los mejores años de la educación argentina. Fuimos ejemplo en el mundo. Cuando los maestros y los profesores empezaron a perder prestigio social, o el respeto de los gobernantes, la Argentina se vino a pique. Hay que volver a poner de pie a los maestros para que se conviertan en pilares del país que viene. De un país donde un joven tenga mas posibilidades de estar en clases o en el trabajo que robando o en la cárcel.
Ya en su época, Sarmiento decía que si no se educa a la gente por una razón de estricta justicia, por lo menos, se la debería educar por miedo. Es casi un teorema: lo que se malgasta en educación se multiplica en inseguridad. Un ex ministro dijo que mantener a un chico preso un año en un instituto es más caro que pagar los 13 años de escolaridad. Soy un convencido de que la educación es el instrumento más maravilloso que se conoce para combatir la indigencia, la marginalidad, la pobreza, la desocupación, la droga y el delito. No hay debate ni desafío más importante. Don José de San Martín decía que la educación era el ejército más poderoso para pelear por nuestra soberanía. Por eso estoy convencido que debe ser un tema de estado y no de partido. Para convertirlo en una epopeya nacional de todos los argentinos sin distinción de ningún tipo. Solo los mal nacidos pueden oponerse a que cada hermano que habita esta patria tenga la posibilidad de igualar sus oportunidades con los demás y educarse. Nuestro sueño colectivo debe ser el de iluminar tanta oscuridad. De convertirnos en predicadores de la civilización contra la barbarie. No podemos permitir que con un presupuesto realmente importante de más del 6% del PBI tengamos los malos resultados que tenemos. Se gastan fortunas en educación y los resultados son cada vez peores.
Yo tengo un sueño. Mucho mas modesto que el de Martin Luther King, pero sueño al fin. Escuche, por favor:
Mi utopía es que convoquemos a una comisión asesora de los 10 expertos educativos más importantes de la Argentina sin distinción partidaria y que juntos trabajen para tener la mejor educación posible. Que juntos encontremos la manera de que los alumnos y los padres participen de una verdadera epopeya del conocimiento y que los salarios se discutan con tiempo y racionalidad. Es probable, maestros y maestras, que ustedes mismos tengan interés en recuperar el prestigio social que tuvo el maestro en nuestra sociedad. Recuperar el respeto. Y para eso, sin persecuciones ni caza de brujas, deberíamos fomentar que cada uno cumpla con su rol específico, que nadie se aproveche de las licencias por enfermedad y que el aula vuelva a ser un templo del saber y de la transmisión de ese saber. De esa manera los jóvenes sentirán orgullo de ser maestros. ¿Que le parece?
No me olvido de aquellos agravios cargados de prejuicios del neoliberalismo de Carlos Menem que Cristina le enrostró a los docentes. Fue en un discurso de apertura del año legislativo. Cristina les gritó que trabajaban solamente 4 horas por día y que tenían 3 meses de vacaciones. Eso lo dijo una presidenta que mandó a su hija Florencia a una escuela privada primero y después a estudiar cine a los Estados Unidos. Y que no pudo lograr que su hijo terminara un estudio terciario de periodista deportivo.
Mi sueño es que todos los argentinos comprendamos que no hay nada que genere mayor justicia social que la igualdad de oportunidades a la hora de educar. Estamos obligados a reflexionar sobre este agujero negro en el futuro de nuestro país. Le pido que escuche estos datos que dan vergüenza: el 50% de los alumnos, no termina el secundario. El 52% de los adolescentes no comprende lo que lee. Salvo Perú y Panamá somos el país con peores resultados y eso que supimos estar en los primeros lugares.
Qué me cuenta? Hay más: solo 38 de cada 100 chicos que comienzan completan los 12 años de escolaridad fijados por la ley de Educación Nacional. Es increíble la fuga de chicos del sistema público al sistema privado y no solamente en los sectores ricos de la sociedad. Entre los más humildes también emigran a escuelas privadas, baratas como las parroquiales o vecinales, pero privadas al fin. ¿Que buscan que el estado no les puede dar? Mas días de clases, mejor enseñanza, mas disciplina sin perder la libertad creativa, premios que incentiven a los que quieren progresar y castigos para los que se tiran a chanta, no igualar para abajo, fortalecer a los docentes que se quieran capacitar mas y mejor, a un secundario que vincule al muchacho con el mercado laboral y productivo y una inclusión mucho mas temprana de nuestros hijos.
Hay que atender especialmente a los más chicos en las zonas más vulnerables. Porque en ese tiempo es donde se consolidan los mecanismos cognitivos y motrices. Nacen a la vida con una estimulación que los lleva a buscar el progreso a través de la cultura del esfuerzo y no de la dádiva. Nadie quiere emparchar el viejo sistema educativo. Cambió el mundo y la revolución tecnológica modificó la forma de asimilar conocimientos de los chicos. Por lo tanto se necesita una revolución educativa con los docentes como abanderados y los padres como escolta. Y el aporte de la sociedad civil. Un rediseño absoluto del sistema. Hay mucho por hacer. Construir el mismo amor por la libertad que por la ley. Que sean dos caras de la misma moneda. La educación debe ser prioridad nacional. Todos los derechos a los mas necesitados y todas las obligaciones también. Para sembrar ciudadanía y recoger una mejor democracia. Por la deserción cero. Más todavía, por la ignorancia cero. Es por nuestros hijos que es una forma diferente de nombrar a la patria que viene. Ese color blanco de los guardapolvos es el color de la esperanza.